¿Dormiste ocho horas y todavía estás cansado? Cómo comenzar tu día energizado y lleno de ánimo

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on email

Dios bendiga el dormir.  El dormir tiene buenas intenciones, pero no siempre es sinónimo de descansar o recargar nuestras baterías.  Tú puedes dormir ocho horas o más y pasar todo el día agotado, arrastrando los pies porque el ánimo solo te da para respirar.

Si lo que acabo de ilustrar te describe a ti, es posible que tu desánimo y constante agotamiento no sea por falta de sueño, sino porque cada día te lanzas a la misma rutina de cumplir con todo lo que tienes que hacer, pero te olvidas de ti.

“cada día te lanzas a la misma rutina de cumplir con todo lo que tienes que hacer, pero te olvidas de ti”.

Te levantas por la mañana, corriendo para asearte y vestirte, levantar a toda tu familia para que cada cual se prepare para sus respectivas responsabilidades, y luego a correr para el trabajo.  Allí te esperan mil reuniones, para decir cosas que pudieron decirse por correo electrónico, y sales por la tarde cansado, aunque no recuerdas haber hecho algo particularmente productivo.  Pero salir del trabajo no significa que ha terminado el día, porque ahora tienes que recoger a los chicos y llevarlos a sus actividades extracurriculares o ir a hacer compras, hacer tareas y hacer quehaceres.  A las 11 de la noche, por fin tienes tiempo para ti, pero estás tan exhausto que te quedas dormido apenas tocas el sofá.  Con razón estás desanimado y cansado… estás viviendo para derramar tus energías en otros y no estás haciendo cosas para recargar tus energías.

Ahora considera lo siguiente: Aprovecha la mañana.  Yo lo llamo, tener mañanas restauradoras.  Sí, en la medida que sea posible, levántate antes que el resto de tu hogar y reclama para ti el tiempo que necesitas para recargar tus baterías.  El mero hecho de levantarte antes, va a comenzar a aumentar tu ánimo porque sientes que, en lugar de esperar a que la vida te dé un tiempo para ti, tú estás arrebatando tu tiempo.  El tren de vida no tiene que darte permiso para sacar tiempo para ti… tú te das permiso.

Entonces, ¿Cómo puedes usar cada mañana a tu favor?  La respuesta es que no hay una sola forma correcta de usar tus mañanas, eso depende de cómo tú identificas las cosas que te llenan de energía.  Sin embargo, he encontrado cuatro pilares que hacen que el tiempo de la mañana sea verdaderamente restaurador.  No importa qué decidas hacer, puedes hacer uno o varias cosas que caigan dentro de uno de estos cuatro pilares:

1. El pilar de las micro victorias.

¿Qué hace que nuestro ánimo y confianza se eleven para mantenernos motivados?  Ganar.  Cada vez que logramos algo, aumenta la dopamina de nuestro cuerpo y eso activa el sistema de recompensa de nuestro cerebro.  Para sentirnos realizados durante el día, solo hace falta completar una tarea pequeña que nos active el sentido de recompensa.

“Para sentirnos realizados durante el día, solo hace falta completar una tarea pequeña que nos active el sentido de recompensa”.

Ejemplos de micro victorias:  Haz tu cama.  Haz tu rutina de aseo y cuidado.  Haz una rutina de ejercicios.  Completa una tarea, como un proyecto personal o estudios.

2. El pilar de nutrir tu espíritu. 

Cuando la Biblia habla de espíritu, no solo habla de seres que no podemos ver, sino también de nuestro ánimo y nuestras emociones.  Nutrir nuestro espíritu nos ayuda a tener paz, sentir calma, aumenta nuestra empatía y nos ayuda a crecer en sabiduría.

Ejemplos de nutrir tu espíritu:  Ora.  Lee y medita en la Biblia.  Lee un devocional.  Escribe un Journal.  Haz listados de agradecimiento.

3. El pilar de nutrir tu mente. 

 Un buen día no debe terminar sin haber crecido o aprendido algo que nos haga un poco mejores que ayer.  Muchas de las cosas que aprendemos nos sirven para nuestro trabajo y nuestros roles más importantes.  Nunca menosprecies las cosas que estás aprendiendo, porque aunque hoy no lo parezca, lo que aprendes te ayudará a tomar mejores decisiones.

Un buen día no debe terminar sin haber crecido o aprendido algo que nos haga un poco mejores que ayer. 

Ejemplos de nutrir tu mente:  Lee un libro. Escucha un podcast.  Toma un curso.  Estudia un lenguaje nuevo.  Aprende una palabra nueva. Lee un artículo.

4. El pilar de ser intencional.  

Ser intencional trae el enfoque que necesitas para aumentar tu productividad y hacer más de las cosas que son importantes para ti.  Cuando somos intencionales, nos protegemos de distracciones, poniendo límites y estableciendo objetivos claros.

“Ser intencional trae el enfoque que necesitas para aumentar tu productividad”

Ejemplos de ser intencionales: Repite afirmaciones que te impulsen.  Establece tus tres prioridades del día.  Planifica tu agenda.  Define qué debe ocurrir para que el día sea exitoso.

Levantarse temprano para aprovechar mañanas restauradoras es un hábito que hay que desarrollar poco a poco.  Quizás para ti sea fácil levantarse temprano, quizás no lo sea.  Para mí no es natural levantarme temprano, pero con un poco de disciplina y mucha paciencia conmigo mismo, he aprendido a usar las mañanas para hacer cosas que me hacen sentir satisfecho, hacer cosas que le añaden significado a mis días o hacer nada en absoluto sin sentir presión de ser productivo.  Lo importante es que uses las mañanas restauradoras para cuidarte y recargar tus energías con las cosas que disfrutas y te empoderan para lanzarte a un día con más ánimo y motivación.

Danii Marin

Danii Marín es autor, conferencista, motivador, humorista, ilustrador. Con el método de Motivación con humor y muchos dibujos les impulsa a tomar decisiones para emprender proyectos, sueños y metas que le dan sentido a sus vidas.
Comentarios

Suscríbete a nuestro Boletín

También te puede gustar