Haz esto, sin olvidar lo otro

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on email

Lo que ningún líder debería olvidar, sin dejar de hacer lo demás.

Hola, soy Daniel Bustos, mejor conocido como SoyDanielTV y estoy muy contento de poderles compartir algunas cosas sobre liderazgo en estos tiempos tan extraños. Mi anhelo es que puedan usarlo a su favor; y a favor de la iglesia a la que pertenecen.

Entre cuarentenas y pandemias nos surge la gran pregunta ¿QUÉ DEBO HACER CON MI LIDERAZGO EN ESTE TIEMPO? Todo esto es nuevo, es normal que no sepamos cómo reaccionar, pero hay cosas que no debemos olvidar, cosas que nos hacen ser el líder que Dios quiere que seamos.

Pareciera que nos hemos enfocado en tratar de hacer lo más nuevo, en tener la mejor reunión en vivo, los mejores invitados y la mayor resolución posible y nos hemos olvidado de SATISFACER LAS NECESIDADES de la iglesia.


Un detalle curioso (o triste) es que cada vez se conectan menos personas a los servicios (pregúntale a algún amigo pastor) algunos hasta aprovecharon la ocasión para cambiarse de iglesia digital.

Esto me hace pensar que el problema no es cómo voy a hacer mi servicio online sino QUÉ DEBO HACER como iglesia. Ese es el desafío en este tiempo, cualquiera puede transmitir, y aunque no estoy en contra de la tecnología, seamos honestos, ¿sabes qué necesidades tiene tu iglesia? Al saberlas, podrás llevar a cabo tu liderazgo de forma eficaz en medio de la famosa nueva normalidad.

Te quiero compartir algunas necesidades básicas que tiene toda iglesia:

· Necesidad de Relacionarse.
· Necesidad de Alimentarse.
· Necesidad de Pertenecer.

 ¿Te suena familiar? Déjame explicarte brevemente, porque sé que estás muy ocupado y no quiero quitarte más tiempo.

NECESIDAD DE RELACIONARSE

Si tú eres como yo, te diste cuenta que siempre has tenido una vida en cuarentena. Disfrutas de largos periodos en casa, viendo películas o series y por ti no hay ningún problema si solo tienes que salir por comida y regresar de nuevo a tu habitación, pero no todos son como tú y como yo.

En mi iglesia hicimos una breve encuesta y les preguntamos a los hermanos qué era lo que más extrañaban de la iglesia y más de el 70% dijo que la convivencia. Tal vez muchos nos sentimos aliviados de no ver al hermanito que siempre nos criticaba o miraba feo, pero tú y yo no fuimos creados para la soledad, sino para la convivencia (aunque no nos guste). Y no quisiera poner la convivencia del tipo “vamos a reunirnos pa’ echar el chisme”, como decimos en México, sino aquella convivencia que trae vida, gozo, aliento y motivación, aquella que surge de un corazón que adora, en donde un grupo de personas se reúnen para alabar en comunidad, porque es en la comunidad en donde nuestro Dios envía bendición y vida eterna según Salmo 133.

Pregunta: ¿Qué estamos haciendo para hacer comunidad en nuestra iglesia?

NECESIDAD DE ALIMENTARSE

Están de moda las transmisiones, los devocionales diarios, las imágenes y los videos que han invadido Facebook pero ni los likes ni las compartidas nos aseguran que la iglesia está siendo bien alimentada

El discipulado va más allá de compartir una imagen y decir que esperamos el día para conectarnos al zoom y escribir “amén” en las transmisiones, colocar un emoji de fuego y poner hashtags como #yosoylaiglesia. O sea, está bien, pero… ¿y el alimento?.

Nunca olvidemos que el plato fuerte jamás será remplazado por la comida rápida.


Hoy la iglesia se trasladó al internet, sí, al mismo lugar en donde con un click terminas envenenando tu alma. La batalla es dura en las redes sociales pero no olvidemos que es la Palabra de Dios la que transforma y trae vida, la que penetra hasta lo profundo de nuestro ser, la que trae cambios en los corazones y da esperanza al que se siente perdido. Es viva y más eficaz que cualquier imagen en redes sociales según Hebreos 4:12.

Pregunta: ¿Qué estamos haciendo para alimentar al cuerpo de Cristo?

NECESIDAD DE PERTENECER

Podrás pensar que es lo mismo que la necesidad de relacionarse, pero no.

¿Alguna vez te has relacionado en un círculo social en el que al final descubriste que no pertenecías?. Lo mismo pasa en nuestra iglesia. Muchos están sufriendo en silencio, dándole like al devocional diario pero sintiéndose fuera del cuerpo de Cristo. Entrando a la reunión de zoom sintiéndose como un extranjero.

Estos días han hecho que muchas personas caigan en depresión, ansiedad y más pensamientos del pasado que regresaron por los largos periodos de encierro. La identidad de muchos está siendo golpeada. Se sienten definidos por la enfermedad, por la escasez, por los errores, por el pecado que volvió a tocar la puerta. En medio de tantas malas noticias no debemos olvidar que pertenecemos al cuerpo de Cristo, que somos importantes para Él y que Él tiene cuidado de nosotros como lo dice Mateo 6:26.

Y así como Dios se preocupa por nosotros, nosotros debemos preocuparnos por los otros, porque somos una familia. Porque pertenecemos. (Léelo varias veces)



Pregunta: ¿Estamos siendo un factor de unidad o división?

El liderazgo no siempre es aplaudido o “likeado”. Es un lugar en el que tenemos la oportunidad de amar, servir, construir, impulsar, motivar, incluso cuando salgamos heridos. Es un lugar de propuestas y soluciones.

Ser líder no es sentarse a la mesa sino servir y lavar los platos, es una oportunidad para dirigir un corazón herido hacia Jesús, para abrazar al rechazado y darle la mano al derribado.

No traje 5 pasos, 3 consejos, 10 tips ni 2 formas, sino 1 recordatorio:

Sigue haciendo lo que haces online, pero no dejes de preocuparte por lo que a Jesús le preocupa. Tu liderazgo no está en cuarentena.

Daniel Bustos

Daniel Bustos, mejor conocido como SoyDanielTV es licenciado en diseño gráfico y creador de contenidos en las redes sociales. Utilizando el recurso del humor y sin diluir el mensaje comparte las verdades bíblicas y el evangelio de Jesús en un lenguaje que las nuevas generaciones puedan comprender y recibir. Con contenidos prácticos, honestos y para algunos “escandalosos” motiva a sus seguidores a vivir una vida entregada a Cristo en totalidad y sin reservas. Junto con su esposa, Amy Gallegos, sirve en el Templo Sinaí en Tampico, Tamaulipas, México como maestros de jóvenes y directores del equipo de medios digitales.
Comentarios

Suscríbete a nuestro Boletín

También te puede gustar