Inconformismo: primer paso de la creatividad

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on email

No me conformo

Muchas veces los hombres han intentado imponer sus modelos de pensamiento, algunos solo van apuntados hacia su propio beneficio. En medio de cada circunstancia llena de injusticia existen personas que pueden ver que algo no esta bien, es ahí cuando deciden no conformarse con su vida y con lo que le están imponiendo.  Este tipo de personas ven mas allá de cada circunstancia siempre están buscado una salida, la opresión no los detiene al contrario los impulsa a sacar lo mejor de su interior, tienen una capacidad tan grande que pueden quitar las vendas de otros para que estos puedan ver la realidad.

Romanos 12:2 (RVR1960)  No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

La palabra de Dios nos impulsa a no conformarnos y a buscar una renovación, pero no cualquier tipo de renovación, esta hablando de una parte importante y es el entendimiento. 

El diccionario lo define entendimiento como la facultad que tiene la mente para permitirte aprender, entender, razonar, tomar decisiones y formarse una idea determinada de la realidad; Es ahí donde hay que generar cambios e introducir nuevos conceptos y nuevas realidades.

El pensamiento creativo nace de los inconformes, de aquellos que entienden de otra manera, lo razonan todo y saben que hay algo más en la pasión que les arde por dentro.

Por mucho tiempo los modelos de liderazgo y de formación para el avance de la Iglesia ha sido crear moldes de personas que asuman conceptos, pensamientos de hombres como una verdad absoluta, no había espacio para el cuestionamiento o para el inconformismo, pues aquello podría haberse considerado como rebeldía o si bien le parecía a alguien era pecado.
Creando con ello generaciones de conformes que limitaron su pensamiento y el avance del diseño más grande de toda la tierra, la solución del cielo para problemas sociales, políticos y espirituales: Limitaron a la Iglesia.

La crisis mundial del año 2020 generó que la Iglesia tomara medidas desesperadas y de alguna forma se adaptara al momento para no dejar de cumplir con sus servicios. Empezaron a hacer reuniones digitales y todo paso a un universo social media comandado por aquellos que tengan mayor alcance de herramientas digitales. El aislamiento provocó muchos inconformes que se negaron a cerrar y decidieron entrar donde nunca habían entrado para lograr continuar su misión y seguir hablando de Cristo a toda nación y en todo lugar con solamente dar clic.  Nos dimos cuenta que podíamos haber controlado un terreno que criticábamos como son las redes sociales y que esas herramientas un día declaradas como armas del diablo de un momento a otro eran el canal de supervivencia de los servicios y reuniones.  Los que no tenían redes las abrieron y empezamos conectar con otros lugares del mundo donde podía cualquier persona escuchar a el Pastor que quisiera porque sencillamente estaba llegando la palabra a su perfil.

El inconforme descubre lo que esta mal y lo denuncia, pero al mismo tiempo muestra nuevas alternativas.

No basta con percibir lo que esta pasando hay que buscar cómo cambiarlo, entrar en metodologías, usar estrategias que no han sido inventadas y ser la única puerta que diga aquí hay una salida.

El caos siempre es el inicio de algo nuevo a mi modo de ver, basta abrir la Biblia en el primer versículo para notar que el desorden y las tinieblas fueron la motivación para que Dios decidiera iniciar una nueva creación. 


Siempre hay alternativas en medio de panoramas donde no se ve nada, no conformarse a una circunstancia, ser inconformes y hallar una salida, no es lo que tradicionalmente muestra el sistema.

Descubrir algo nuevo, y hacerlo funcionar termina convirtiéndose en la única esperanza. Somos la iglesia y ya fuimos al futuro, porque se habla de nosotros en el futuro, por eso sabemos que podemos hacer algo en medio de la crisis.

Lo primero que debe hacer un inconforme es descubrir su potencial, porque el potencial es lo que permite construir buenas cosas y nuevas realidades, es decir algo no visto y no experimentado, hacia allí es donde se debe apuntar. Estábamos tan ocupados en la obra repitiendo moldes que se nos olvido que cada uno tenia un potencial único, pero sencillamente lo habíamos enterrado y olvidado.

El inconformismo la mayoría de veces pone como meta una causa, ese es su fin generar un gran cambio e implantar un nuevo camino. En tiempos difíciles afloran también las causas porque la dificultad pone en evidencia las injusticias y las necesidades, estas se hacen evidentes y notable: el hambre, la desigualdad y tantas cosas que día a día se van generando, es así como poco a poco un gran sector de la sociedad va perdiendo privilegios. Para mediados de las cuarentenas ya se habían entregado un 30% de locales donde se realizaban reuniones de iglesias, esto trae un dolor inminente y las ganas de seguir adelante ahora se empañan con la tristeza infinita de haber perdido lo que por varios años se había construido.

Si el enfoque de sostenimiento hoy es un modelo al que estabas habituado, vas a fracasar en el intento, porque el desarrollo creativo no es la readaptación de modelos, va mas allá: es plantear una nueva forma desde el inconformismo que sientes y en las áreas en las que lo sientes.  Hoy no se trata de que la gente venga a la iglesia, hoy el modelo cambió, por ello la iglesia debe ir a el pueblo. Evidentemente, es un gran reto que requiere mas trabajo, necesita que te involucres mas en las necesidades, no solamente desde un punto de vista espiritual, sino que también vas a tener que hacer tangible tu apoyo, tomar una causa, un sector y ser de apoyo social para muchas personas.

Personalmente mi inconformismo vino de ver como la tendencia era repetir modelos porque sencillamente la desesperación siempre nos lleva hacia la fuente equivocada, quería una causa y esa causa es el mensaje que Jesús nos enseñó, si tan solo renovamos nuestra mente, hacemos cambios reales y buscamos en su presencia, tendrás la respuesta. Hay que lograr que el pueblo de Dios abra los ojos, mire las alternativas que el cielo tiene para continuar Su obra, las cuales son infinitas pero que nuestros modelos, moldes y religión nos impiden ver.

Estamos acostumbrados a provocar lo que soñamos y no lo que Dios sueña, despierta esa inconformidad en tu interior y haz algo. Hoy te reto a cambiar algo del mundo conviértelo en una causa, la creatividad ha de despertar en ti cuando escojas el sueño de Dios.

 

Christian Lacouture

Comentarios

Suscríbete a nuestro Boletín

También te puede gustar