¿Qué le digo a Jesús? 3 oraciones valientes que mueven a Dios a cambiar tu vida

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on email

Si aún no lo has sentido, tarde o temprano en tu caminar con Jesús, vas a sentir el deseo de tener la disciplina para tener espacios a solas con él en oración.  Que bueno que Dios nos ha dado la libertad de acercarnos a su presencia.  Pero, como toda libertad, muchas veces no sabemos cómo comenzar a usarla.  En el caso de la oración, muchas veces se nos escapan las palabras que queremos decirle a Jesús y terminamos repitiendo las mismas peticiones una y otra vez.

No hay nada de malo con repetir las mismas peticiones, a veces hasta de manera mecánica, pero yo sé que tu corazón anhela más de tu tiempo de oración.  Tu corazón anhela experimentar una revolución con cada oración, que cambie áreas de tu vida para ser más cómo Jesús.  Lo sé, porque mi corazón anhela lo mismo… y por mucho tiempo, lo que anhelaba mi corazón no se alineaba con lo que salía de mi boca.

Verás, la revolución que anhelas requiere de oraciones con expresiones valientes que reten tu corazón a ser vulnerable, a ser arriesgado y a ser transformado.  Yo he experimentado que esas oraciones atrevidas son las que alegran a Dios, porque cuando oramos de forma atrevida, estamos sacrificando nuestro corazón… y esa es la ofrenda que nuestro padre anhela.

“La revolución que anhelas requiere de oraciones con expresiones valientes que reten tu corazón a ser vulnerable, a ser arriesgado y a ser transformado”. 

La buena noticia es que la Biblia está llena de ejemplos de expresiones valientes que podemos usar de ejemplo, y hoy quiero compartir contigo 3 expresiones que cambiaron mi vida y de seguro harán lo mismo en la tuya:

1. Habla que tu siervo oye:  Esta expresión aparece en el primer libro de Samuel.  La primera vez que Dios le habló a Samuel, él no reconocía la voz de Dios.  Samuel tuvo que aprender a discernir la voz de Dios para poder estar atento a lo que tenía que decirle.  Esta oración valiente te reta a reconocer la voz de Dios en el contexto que te rodea.  Te reta a dejar de esperar una experiencia mística y comenzar a discernir cómo Dios te está hablando hoy y ahora.

“…estaba colocando mi valor en los aplausos y afirmación de otros y no en Jesús”

2.  Examíname:  El Salmo 139:23-24 nos enseña una de las oraciones más difíciles que he podido hacer (y hago constantemente).  Una vez Dios contestó mi oración y el resultado fue varios días despertando de mi cama a las 2 de la mañana para revelarme, por medio de un libro, que estaba colocando mi valor en los aplausos y afirmación de otros y no en Jesús.  Eso provocó meses de conversaciones con personas más sabias que yo, lectura sobre los temas que Dios me mostró y muchas afirmaciones frente al espejo.  Pero siento que Dios ha sanado muchas cosas en mi vida gracias a ese tiempo.  Para serte honesto, esa oración me pone nervioso… y creo que a ti también debería ponerte nervioso porque cuando Dios arranca y purifica lo que no debe ir en nuestra vida… siempre es un proceso incómodo.

 “cuando Dios arranca y purifica lo que no debe ir en nuestra vida… siempre es un proceso incómodo”.

3. Perdóname:  El arrepentimiento valiente no es el que te mantiene en la culpa y te maltrata.  Cuando sientes arrepentimiento, implica que en tu corazón estás determinado a cambiar el rumbo que llevas en este momento y lo cambias por un rumbo que te vuelva a encaminar al corazón de Dios.  Un cambio de rumbo significa que Dios te va mostrar el cambio que debes hacer en tus decisiones, lo cual a veces requiere aprender nuevos hábitos que no son naturales para ti.  Un cambio de rumbo también significa soltar rencores que guardas en tu corazón.  En el capítulo 6 de Mateo, Jesús nos enseña que en la medida que perdonamos a otros, podemos recibir perdón.  Es bien difícil hacer un cambio de rumbo cuando todavía sigues amarrado a la carretera del remordimiento.

“Es bien difícil hacer un cambio de rumbo cuando todavía sigues amarrado a la carretera del remordimiento”.  

Estas expresiones son difíciles de hacer, porque no siempre se quedan en meras palabras.  Cuando eres intencional en hacer estas expresiones valientes en tus oraciones, el Espíritu Santo las va a tomar muy en serio y va a llevarte a tu corazón para contestar tu oración.  Por eso es que yo digo que orar es para valientes.  Porque no es fácil abrir tu corazón y reconocer que hay muchas cosas que tienen que cambiar.  Pero ese es el primer paso para crecer a la altura de Jesús.

“orar es para valientes.  Porque no es fácil abrir tu corazón y reconocer que hay muchas cosas que tienen que cambiar”.  

Hoy acabas de aprender 3 expresiones valientes de un grupo de 12 expresiones que encontré en la Biblia y estaré explorando en mi estudio bíblico de 12 días, “¿Qué le digo a Jesús?”.  Es bien chévere, por 12 días vas a recibir un devocional diario sobre una de las expresiones valientes que puedes orar en tu tiempo a solas con Jesús, junto a preguntas de discusión en grupo o para discutir contigo mismo; además de un reto de oración.  Te puedes inscribir gratis con tu correo electrónico haciendo click aquí:  https://mailchi.mp/edeeb643b455/jipwhv6s0p

Danii Marin

Danii Marín es autor, conferencista, motivador, humorista, ilustrador. Con el método de Motivación con humor y muchos dibujos les impulsa a tomar decisiones para emprender proyectos, sueños y metas que le dan sentido a sus vidas.
Comentarios

Suscríbete a nuestro Boletín

También te puede gustar